¿La Sal Marina Sirve Para los Hongos?

¿La Sal Marina Sirve Para los Hongos?Respecto a las infecciones por hongos que aparecen en cualquier zona de tu piel o en tus uñas puede aplicarse esa expresión de ‘el fin justifica los medios’.

Y es que, sinceramente, seríamos capaz de hacer cualquier cosa para librarnos de ellos lo más rápidamente posible.

Al fin y al cabo, pica, escuecen, duelen y huelen mal, lo que hace que resulten extremadamente incómodos y molestos.

Uno de los remedios más eficaces para tratar las infecciones por hongos es la sal marina.

Esta es una variante del tradicional NaCl (cloruro de sodio) que recibe este nombre por ser conseguida mediante un proceso de evaporación del agua del mar.

Este es el motivo por el que resulta más adecuada para este problema que la convencional.

¿Por qué la sal marina te ayudará a combatir tu problema de hongos?

Estoy completamente seguro de que, cuando eras pequeño, tus abuelos o tus padres utilizaron sal para curar algunas de las heridas que te hacías en la calle jugando con tus hermanos o tus amigos.

Al fin y al cabo, la suciedad exterior podía hacer que se infectasen rápidamente, motivo por el que debían usar esta sustancia como tratamiento de choque e impedirlo.

Probablemente, gritases y pataleases por el escozor que te generaba, pero lo cierto es que, en un rato, estabas mucho mejor y la herida se curaba y cicatrizaba en muy poco tiempo.

Esto es lo que se conoce como el carácter antiséptico de la sal marina.

Y es que, al entrar en contacto con una herida, elimina rápidamente todas las bacterias que encuentra a su paso ya que acaba con la humedad que les permite sobrevivir.

Además, aunque en menor medida ya que se trata de microorganismos más resistentes, también es capaz de matar a los propios hongos.

Además, al proceder del agua del mar, conserva algunas de las propiedades de este elemento, las cuales puede traspasarte para hacer frente de forma más efectiva a los hongos que padeces.

Has de saber, en este sentido, que las personas que viven cerca del mar y dan paseos con frecuencia por su orilla tienen menos probabilidades de sufrir hongos en los pies.

¿Cómo utilizar la sal marina para curar tus hongos?

Hay varias formas en las que puedes usar la sal marina para acabar con el problema que padeces.

Aquí voy a explicártelas todas y, además, te diré en qué tipo de situaciones son especialmente recomendables y qué otros ingredientes pueden acompañarla para hacerla aún más efectiva.

Aplicación directa de la sal marina

Aplicación directa de la sal marina

Puede que, tras leer el título de este epígrafe, te hayan venido a la cabeza todos aquellos recuerdos de cuando eras pequeño a los que hice alusión anteriormente.

Sin embargo, no te preocupes. Y es que solo te aconsejo que apliques sal marina de manera directa en las heridas en tu piel provocadas por los hongos si estas se encuentran infectadas y en mal estado.

Y es que, si así es, vas a necesitar un tratamiento de choque que acabe con las bacterias y que te permita eliminar más fácilmente los hongos.

La sal, por sí sola, acabará con las bacterias, pero puedes añadir un par de gotas de jugo de limón para que sea todavía más efectiva.

Además, cuando lo hagas, debes mantener ambos ingredientes sobre la zona afectada todo el tiempo que puedas, por lo que te aconsejo que te relajes y respires hongo.

Una vez que ya no puedas más o que hayan transcurrido unos 15 minutos, retira la mezcla usando agua tibia y seca muy bien la zona con un paño.

Haz esto todos los días, al menos, una vez.

El momento en el que puedes relajarte y dejar de llevar a cabo este tratamiento es aquel en el que, al poner la sal sobre la herida, dejas de sentir dolor.

Esto significará que la infección bacteriana ha desaparecido, aunque aún hay que acabar con los hongos completamente.

Baño de sal marina

Baño de sal marina

Aunque te hará sentir un poco de escozor, un baño de agua caliente y sal marina puede llegar a ser muy relajante, sobre todo, si tu infección por hongos se ha producido en los pies.

Además, su preparación es extremadamente sencilla. Solo vas a necesitar, aproximadamente, dos litros de agua que deberás calentar en una olla adecuada y cinco cucharadas grandes de sal marina.

Asegúrate de mezclar la sal hasta que se disuelva. Cuando el agua alcance su punto de ebullición, retira el recipiente del fuego y espera a que su temperatura baje un poco.

En concreto, sabrás que está lista cuando puedas introducir tu mano y, a pesar de sentir que quema, puedes mantenerla dentro sin sufrir daño.

A continuación, vierte el agua en una palangana o recipiente adecuado para la zona en la que sufres el problema e introdúcela durante 25 o 30 minutos.

Debo decirte, por un lado, que en el momento en el que el agua alcanza su punto de ebullición puedes aprovechar para añadir otros elementos a la mezcla que se complementen con la sal y que le aporten cualidades adicionales al remedio.

Este es el caso, más allá del limón, al cual ya he hecho referencia anteriormente, del orégano, la planta de árbol de té o la manzanilla, plantas con un marcado poder antimicótico.

Si optas por añadir estas plantas, mantenlas dentro del agua hirviendo durante cinco minutos y no las retires usando un colador hasta el momento en el que esté lista para entrar en contacto con tu piel.

De este modo, tendrán tiempo más que suficiente para liberar sus propiedades.

No te olvides de secar concienzudamente la zona que bañes con el agua y la sal una vez que termines.

Y es que, aunque se trate de un remedio, con el paso del tiempo los hongos pueden aprovechar la humedad generada para volver a proliferar, lo que retrasará tu recuperación.

En este sentido, usa un poco de bicarbonato de sodio o de polvos de talco en tu calzado para evitarlo.

Sin duda, la sal marina es uno de los remedios más económicos y efectivos que existen frente a los hongos. Así que, si te están haciendo la vida imposible, úsala y acaba con ellos de una vez por todas.

Este es el final del artículo. Sin embargo aún tengo algo más para decirte...

¿Quieres saber por qué realmente no has logrado curar tus hongos hasta ahora?

Lo que mencioné en este artículo es MENOS del 2% de todo lo que debes hacer para eliminar los hongos para siempre.

Yo estaba en la misma situación que tú. Hasta que empecé a seguir un método que me ayudó a curar los hongos para siempre.

Si quieres saber cuál es el método que seguí y cómo lo puedes poner en práctica...

Haz clic aquí para mostrarte este método para que puedas eliminar los hongos para siempre

click aquí

Exitos!!!

Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *