¿Sirve el Óxido de Zinc para los Hongos de los Pies?

¿Sirve el Óxido de Zinc para los Hongos de los Pies?No son pocas las personas que me han preguntado acerca de la efectividad del óxido de zinc para combatir los hongos de los pies.

Y es que, al buscar una alternativa natural a los tratamientos químicos convencionales, no suelen tener claro si este es el más adecuado o no.

Sin embargo, debo aclarar, desde el primer momento, que el óxido de zinc es de mucha utilidad para atajar el problema y que, por lo tanto, debes usarlo si estás sufriendo una infección por hongos.

Aquí voy a explicarte por qué y te comentaré algunos métodos de aplicación para que puedas disfrutar de todas sus propiedades.

¿Por qué debes utilizar óxido de zinc para acabar con los hongos de tus pies?

El óxido de zinc, generalmente, se puede comprar en forma de polvo y se compone de un derivado de este mineral obtenido mediante la adición de oxígeno a su fórmula, que es ZnO.

Esto hace que no sea soluble en agua, lo que se traduce en un impedimento para la acumulación de la humedad en el pie.

Como bien sabrás, la humedad es el ambiente idóneo para la proliferación de los hongos, por lo que contar con un elemento como el óxido de zinc que te ayude a evitarla es de vital importancia para la eliminación de estos microorganismos.

Tampoco puedo olvidar que es un potente antiséptico.

Esto quiere decir que erradica e impide la aparición de infecciones ocasionadas por bacterias dentro de las heridas que los hongos generan al utilizar la piel como alimento.

Por su parte, el óxido de zinc también cierra los poros de la piel, lo que dificulta que los hongos y otros microorganismos penetren a través de ellos y generen problemas.

Por si fuese poco, también impide la generación de malos olores y no ocasiona ningún efecto secundario.

¿Cómo utilizar el óxido de zinc para los hongos de tus pies?

¿Cómo utilizar el óxido de zinc para los hongos de tus pies?

No vas a necesitar hacer demasiado para disfrutar de las propiedades del óxido de zinc sobre tus pies dañados por los hongos.

En este sentido, suele comercializarse en forma de polvo o de pomada y en ambos casos es efectivo.

En primer lugar, pon un poco de óxido de zinc en tus zapatos y en tus pies siempre que vayas a salir de casa.

Esto te ayudará, por un lado, a evitar que el sudor que generes se acumule y fomente la proliferación de los hongos y, por otro, impedirá la aparición de malos olores, si bien es cierto que usar un calzado transpirable es fundamental.

Además, de este modo, la zona afectada se beneficiará de él mientras sigues con tu vida normal.

Por su parte, si te decantas por comprar la crema, ponla directamente sobre la piel del pie afectada por los hongos para así combatir la infección.

Un par de veces al día es más que suficiente para empezar a notar los efectos.

Puedes combinar, si quieres disfrutar de mayores beneficios, el óxido de zinc con bicarbonato de sodio.

Así, además, equilibrarás el pH de la zona, lo que dificultará que los hongos puedan reproducirse y sobrevivir en tus pies.

Este es el final del artículo. Sin embargo aún tengo algo más para decirte...

¿Quieres saber por qué TODAVÍA no has logrado curar tus hongos?

Responde una simple pregunta para poder decirte qué estás haciendo mal.

Haz clic aquí para responder la pregunta

click aquí

Nos vemos allí!!!

Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *