Cómo Curar los Hongos de los Pies en Niños

hongos en los pies de los niñosLos hongos en los pies son una auténtica molestia ya que producen picor, escozor y, en los casos más graves, dolorosas heridas que se infectan con facilidad y que nos impiden andar normalmente.

Además, el tratamiento para acabar con ellos suele demorar un tiempo, por lo que hay que aprender a soportar las molestias.

Esto, en el caso de los adultos, con un poco de paciencia, es perfectamente sobrellevable.

Sin embargo, en el de los niños, no tanto.

Y es que los más pequeños de la casa, en muchas ocasiones, no son capaces de centrarse en la gravedad del problema y en seguir las indicaciones que les proporcionas.

Por este motivo, en esta ocasión, voy a hablarte acerca de cómo tratar los hongos en los niños para acabar con ellos lo más rápido posible y que tus hijos puedan volver a llevar a cabo una vida perfectamente normal.

Precauciones que debes tener en cuenta

Estas precauciones y consejos que voy a explicarte a continuación no son parte del tratamiento para curar los hongos en los pies de los niños, pero sí que resultan indispensables, por un lado, para evitar que el problema se agrave y, por otro, para evitar que vuelvan a aparecer y que os sumerjáis en un bucle infinito.

 Procura que sus pies estén secos todo el tiempo

Es posible que a tu hijo le suden mucho los pies y que, por ello, los hongos encuentren el caldo de cultivo perfecto para campar a sus anchas.

Si es así, tira los calcetines que tengas guardados en el armario y sustitúyelos por otros que sean plenamente transpirables.

Asimismo, no dejes que los lleven puestos todo el día ni durante la noche cuando duermen.

También puede ser de utilidad aplicar polvos de talco tanto sobre la piel directamente como en el calzado.

Tampoco le pongas zapatos muy cerrados ya que evitarán que el pie pueda respirar.

En este sentido, al menos durante el período en el que la infección es más grave, trata de que lleven un calzado abierto como, por ejemplo, sandalias o chanclas la mayor parte del tiempo.

Asimismo, cada vez que salgan del mar o de la piscina, así como cuando acaben su baño, sécale bien los pies con una toalla delicada y, posteriormente, aplícales alguna crema hidratante específica para niños.

Ten mucho cuidado con lo que hace en sus actividades compartidas

Si tu hijo disfruta yendo al gimnasio o practicando algún deporte con sus amigos y compañeros de clase, trata de convencerle de la importancia que tiene seguir una adecuada higiene.

En este sentido, insístele en que no ande por el borde de la piscina sin llevar sandalias o chanclas, así como que evite ir descalzo en lugares húmedos y sin luz natural como pueden ser las duchas públicas y los vestuarios de los complejos deportivos.

Y es que estos lugares son hervideros de hongos en los pies.

Tampoco permitas que comparta sus toallas o cualquier otra prendas con sus hermanos o amigos.

Por su parte, también es importante que examines la zona a diario para ver cómo evoluciona y, en caso de que detectes alguna zona blanquecina, enrojecida o descamada, empieza a aplicar los tratamientos que te detallaré unas líneas más adelante.

Tratamientos para acabar con los hongos en los pies de los niños

Como ya te he comentado anteriormente, acabar con los hongos en los pies, en el caso de los niños, puede ser una tarea especialmente pesada y larga.

Sin embargo, siguiendo las indicaciones que te voy a dar a continuación, todo será más sencillo.

Es posible que tengas la tentación de utilizar agua oxigenada o bicarbonato de sodio sobre las heridas y las zonas infectadas por los hongos.

Sin duda, estos son dos buenos remedios para el problema y, además, no generan problemas sobre la piel.

Sin embargo, por lo general, a los niños no les gusta nada.

De hecho, sé por experiencia propia que, probablemente, tus hijos no van a dejar que les apliques estos elementos sobre sus pies aduciendo que sienten escozor y dolor.

A pesar de que esas sensaciones, como podrás imaginar, son positivas ya que indican que la zona está sanando, ellos no son capaces de soportarlas como los adultos, así que has de tener más cuidado.

Ácido bórico

En cualquier supermercado o farmacia podrás comprar estos polvos que, posteriormente, deberás echar en el calzado que utilicen y en sus propios pies.

No produce ninguna sensación y es plenamente efectivo contra el problema, por lo que es muy recomendable.

Además, su uso no interfiere con ningún otro tratamiento, por lo que siempre es un buen complemento.

acido borico para los pies de los niños

Vinagre y agua

El vinagre normal y el de manzana son dos buenos agentes para hacer frente a los hongos de los pies en los niños.

Eso sí, ten en cuenta que producen un olor muy intenso, por lo que es recomendable que apliques siempre este tratamiento durante la noche.

De este modo, el pie tendrá tiempo de airearse.

Solo tienes que mezclar un vaso de cualquiera de estos dos tipos de vinagre en un recipiente con un litro de agua tibia y decirles que mantengan ahí los pies durante media hora.

Después, sécaselos con cuidado y haz que se vayan a la cama a descansar.

 Aceite de ajo

aceite de ajo para los pies de los niños

Aplicar el ajo directamente sobre los hongos, teniendo siempre cuidado de no provocar quemaduras en la piel, es otra buena solución para el problema.

Sin embargo, los niños tampoco suelen estar dispuestos a soportar la incomodidad que genera.

En este sentido, la mejor alternativa es optar por el aceite de ajo que, a pesar de tener propiedades antibacterianas más reducidas, provoca menos inconvenientes y resulta también muy efectiva.

Cualquiera de estos tratamientos naturales que te he explicado te permitirán, con un poco de paciencia, acabar con el problema de hongos que padece tu hijo.

Después, solo te quedará corregir sus hábitos de higiene y dotarle de unos nuevos para que no vuelva a aparecer nunca más.

Éxitos!

Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *